UN AÑO DE GRANDES HITOS

No cabe la menor duda que este año para nuestra Compañía ha sido de grandes hitos que han marcado fuerte la identidad y la personalidad de los Séptimos de Puente Alto.

A dos años de nuestra fundación, iniciamos el 2015 siendo representados en la estructura de Oficiales Generales por nuestro voluntario honorario don Patricio Maffet como el Vicesuperintendente de la Institución, merito propio de nuestro voluntario pero por sobre todas las cosas por lo que significa que nuestra compañía la más joven del CBPA tenga a tan alta autoridad prestigiando a la Séptima.

Las reparaciones y modificaciones hechas a nuestro Porta escalas al punto de haber sido dado de alta como pieza de material mayor del CBPA y asignado oficialmente con la nomenclatura Q7 es otro gran paso hacia adelante que nos identifica como logros donde el sello de nuestra compañía ha estado presente.

En el mismo ámbito, la obtención de nuestra especialidad como Compañía de Escalas y Salvamento nos catapultó en la historia de la Institución, como la primera compañía en acceder a esta especialización, fruto de un arduo y extenuante trabajo de los voluntarios que pletórico de compromiso y motivación se reunían tres y en ocasiones cuatro veces a la semana dejando el descanso para someterse a un trabajo exigente que los llevaba al limite de las fuerzas, pero no de la convicción por lograr este sueño de ser Bomberos Zapadores, Y LO LOGRAMOS, como diría un profesor, nuestros Bomberos y Bomberas SE SACARON UN SIETE.

Las reparaciones de nuestro cuartel también son logros que debemos anotar en esta bitácora de la historia, el salón de reuniones, la techumbre y mejoras en dependencias del cuartel, sumado al alhajamiento del cuartel modular sin duda que hablan del trabajo y gestión que se realizaron en pro de otorgar mejores comodidades para nuestro personal.

En todo esto, no dejamos de agradecer y destacar la visión y apoyo de los oficiales generales, de nuestro Superintendente, de la Comandancia y en general del Honorable Directorio que han creído en el proyecto de desarrollo de la Séptima y han impulsado nuestras iniciativas para verlas concretadas en tan corto tiempo.

Otra mención honrosa es para la Escuela de Formación a su Rector, quién al principio fue duro en sentar las bases de trabajo para la obtención de nuestra especialidad, pero con el correr del tiempo, entendimos que la exigencia es parte no solo del aprendizaje, es también la exigencia que nos depara cada servicio y finalmente logramos en él, un aliado que sabemos es parte de este hito histórico para la Compañía y para el Cuerpo.

Al cerrar esta crónica, solo en el resumen nos queda un balance positivo, que nos deja más compromisos y metas que seguir cumpliendo, acuñando la frase que nos enseñó quien fuera nuestro Director y actual Vicesuperintendente, “SOMOS LA SEPTIMA DEL CUERPO, PRIMEROS EN EL DEBER”.